top of page

Los árboles y bosques más antiguos absorben más CO2, contribuyendo a frenar la crisis climática.



Un estudio publicado por la revista Nature, instó a las autoridades del mundo a permitir que los árboles que existen hoy en día envejezcan, pues según los expertos los bosques viejos tienen una mayor capacidad para absorber un gran volumen de contaminación debido al carbono, pues estas áreas verdes pueden atrapar más 200 gigatoneladas de dióxido de carbono causado por el uso excesivo de los combustibles fósiles.


Los destacados ecólogos que realizaron este estudio aseguran que el ser humano ha talado aproximadamente la mitad de los bosques de nuestro mundo, mientras que se continúa con la destrucción de importantes pulmones verdes como el Amazonas, además de talar áreas verdes jóvenes y longevas.


“Para restaurar la biodiversidad y disminuir la contaminación de nuestro planeta debemos dejar que los árboles jóvenes crezcan y preservar los más longevos. Esta tarea es de todos y no sólo de las comunidades indígenas, agricultores y silvicultores”

-Lidong Mo, Biólogo del Instituto Federal Suizo de Tecnología


Los bosques del mundo tienen un potencial increíble para mitigar la crisis climática, pero si el ser humano no ayuda y continúa contaminando y acabando con estos pulmones fundamentales para la vida será muy poco probable frenar el calentamiento global y sus consecuencias devastadoras, mismas que se presencian al día de hoy a nivel global.


Por Ilse Roldán

@ilyrockmc


bottom of page