top of page

Las Barrancas del Cobre: Un Mundo de Maravillas y Misterios

En el corazón de la Sierra Tarahumara, Chihuahua, México, se encuentra un sistema de cañones de proporciones colosales conocido como las Barrancas del Cobre. Este impresionante paisaje natural, esculpido por el río Conchos a lo largo de millones de años, ha cautivado la imaginación de viajeros, científicos y pueblos indígenas durante siglos.

Más allá de su belleza natural, las Barrancas del Cobre albergan un halo de misterio que se entreteje con la cosmovisión y las tradiciones de los rarámuris, los habitantes ancestrales de la región. Con una extensión de más de 45,000 kilómetros cuadrados y una profundidad que supera los 1,500 metros, son consideradas como el segundo sistema de cañones más grande del mundo, después del Gran Cañón en Arizona.



Sus imponentes paredes rocosas, coronadas por bosques de pinos y encinos, ofrecen vistas panorámicas que dejan sin aliento a los visitantes. Las Barrancas del Cobre han sido el hogar de los rarámuris, también conocidos como tarahumaras, durante miles de años. Estos pueblos indígenas han desarrollado una profunda conexión con este territorio, adaptando su forma de vida a la agreste topografía y a los recursos naturales disponibles.

Su cultura ancestral, rica en tradiciones, leyendas y cosmovisión, se encuentra íntimamente ligada a los paisajes de las barrancas. Por lo que es escenario de numerosas leyendas y misterios que han sido transmitidos de generación en generación entre los rarámuris. Algunas historias narran la existencia de seres sobrenaturales que habitan en las profundidades de las barrancas, mientras que otras cuentan sobre tesoros escondidos y lugares sagrados de gran poder espiritual.

Las Barrancas del Cobre son hogar de una rica cosmovisión rarámuri, en la que los espíritus, los animales sagrados y otras entidades sobrenaturales juegan un papel importante. Se dice que algunos lugares de las barrancas son especialmente sagrados y habitados por estos seres, quienes pueden manifestarse de diversas formas y tener una influencia en la vida de las personas.

Muchos visitantes de las Barrancas del Cobre han reportado haber escuchado extraños murmullos o sonidos provenientes de las profundidades del cañón. Algunos lo atribuyen al eco del viento en las paredes rocosas, mientras que otros creen que podrían ser mensajes de los espíritus ancestrales que habitan en el lugar.

Mtra. Historia del Arte: Elsa Diéguez B.


Comments


bottom of page