top of page

La cara de Harakbut: ¿monumento creado por el hombre o fenómeno natural?

América del Sur, uno de los lugares más enigmáticos de la Tierra, ha cautivado a los investigadores durante siglos. Su núcleo es la vasta selva amazónica, una extensión antigua y casi infinita de naturaleza densa que está repleta de regiones inexploradas y tesoros escondidos. El Amazonas es el hogar de numerosas tribus nativas, algunas de las cuales permanecen aisladas hasta el día de hoy, viviendo sus antiguos estilos de vida paleo sin ser molestados.


La Cara Harakbut, conocida por los miembros de la tribu nativa Harakbut como Rostro, que significa cara, se encuentra en la Reserva Comunal Amarakaeri de Perú. Esta vasta área está situada en la región amazónica sur del Perú, y abarca una región de 402.335,62 hectáreas (994.192 ac.). Ubicada en la región de Madre de Dios, la reserva ocupa gran parte del territorio ancestral de la tribu Harakbut.


La Reserva Comunal Amarakaeri fue creada en 2002, luego de repetidas demandas de las tribus locales que incluyen a los pueblos indígenas Harakbut, Yine y Matsiguenka. Como tal, es un área de importante importancia histórica, y también una región natural que está bajo una creciente amenaza por la invasión desenfrenada de la industria. La reserva comunal está bajo presión constante por la caza furtiva, la pesca ilegal, la tala desenfrenada de madera, la minería de oro, el saqueo de artefactos y proyectos de infraestructura no planificados.


La tribu Harakbut realiza constantes intentos por preservar su hogar ancestral y sus formas de vida tradicionales. También conocidos como Harakmbut, Harakmbet y Arakmbut, estos pueblos indígenas del Perú están divididos en dos grupos tribales distintos: los Amarakaeri y los Huachipaeri. Esta tribu, contactada por primera vez en la década de 1940, es una de las más antiguas de la región de Madre Des Dios. Hoy, la Reserva Comunal Amarakaeri es su último refugio y sólo quedan 5.000.


Sin embargo, acompañados por doce guardabosques del Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas del Perú, presentan una fuerza protectora vigilante y devota contra los numerosos peligros que amenazan su hogar ancestral. Luchan activamente para patrullar y proteger un área de aproximadamente 400.000 hectáreas (alrededor de 990.000 acres), lo cual es una hazaña significativa para un número tan limitado de personas.


Los guerreros Harakbut como protectores de los bosques antiguos

Se estima que esta tribu nativa vivió en las cuencas de los ríos Colorado y Madre de Dios durante varios miles de años, y numerosos mitos y leyendas complejos han sobrevivido hasta el día de hoy. Se menciona a los Harakbut como el “pueblo guerrero”, destinado a proteger los antiguos bosques de Amarakaeri.


Hoy en día, la Reserva Comunal Amarakaeri alberga diez comunidades indígenas y es aclamada como el entorno más prístino de la selva amazónica del Perú. Aun así, debido al gran tamaño de estas regiones, las actividades ilegales siguen siendo una amenaza constante. Aunque la tribu Harakbut recibió títulos de propiedad del estado en 1977, la nación aún permitía más de dieciocho concesiones mineras en su territorio.


Estas operaciones mineras y la tala ilegal están dejando la selva tropical gravemente herida, con miles de hectáreas de árboles preciosos perdidos para siempre. Estos devotos miembros de la tribu están luchando para poner fin a la expansión de estas actividades industriales, que con el tiempo podrían amenazar sus antiguos lugares sagrados, los llamados amana. Los amana salpican la reserva como testimonio de la ocupación centenaria de los Harakbut. Sin duda, uno de los más famosos de la amana es El Rostro, la cara de Harakbut.


El Rostro y su significado sagrado para la tribu Harakbut

Supuestamente hay varios de estos cabezudos repartidos por el vasto territorio Harakbut, pero El Rostro sigue siendo el icónico. Ubicado en una zona remota de la selva tropical, es de difícil acceso y requiere una caminata desafiante. Pero la vista de esta increíble estructura es una recompensa en sí misma. Encaramado sobre un río amazónico de caudal rápido y salvaje, emergiendo del denso follaje, se encuentra un rostro humano extrañamente realista, con sus líneas nítidas sobresaliendo de la pared del acantilado.


Este lugar sagrado está formado por roca sedimentaria, envejecida y cubierta por una fina capa de musgo de color verde brillante. Una mirada, tanto de perfil como de frente, es suficiente para darte cuenta de que se trata, sin lugar a dudas, de un rostro humano mirando hacia la selva. Una nariz afilada y aguileña con líneas extrañamente rectas y precisas, combinada con una frente prominente y una mandíbula inferior prominente, representan una figura masculina seria y poderosa, similar a un gran dios, un jefe tribal o un ancestro



¿Es un megalito creado por el hombre o un fenómeno natural?

Entre los Harakbut, este lugar es absolutamente sagrado. Aunque representan a su ancestro más lejano, se dice que estas paredes rocosas fueron creadas por Toto, un poderoso espíritu primordial. Sin embargo, sigue siendo discutible si esta cara es o no un objeto creado por el hombre. Importantes investigaciones realizadas en el lugar pueden implicar que se trata en realidad de una estructura litológica, resultado claro de procesos geomorfológicos. Esto nos remite nuevamente al fenómeno generalizado de la pareidolia, a través del cual el ojo humano a menudo detecta símbolos y formas familiares en objetos y cosas naturales.


Si bien se trata de una creación totalmente natural, es inconfundiblemente realista y la naturaleza realmente se superó a sí misma. Pero algunos creyentes acérrimos aún pueden adherirse a la afirmación de que el rostro de Harakbut fue creado por un hombre antiguo. Si vamos a cuestionar esta afirmación, debemos hacernos una pregunta simple: ¿Por qué aquí? La cara está situada en una parte muy remota de la selva amazónica, de difícil acceso y aparentemente sin pasar por alto nada de importancia.


La mayoría de las estructuras megalíticas hechas por el hombre a menudo se ubican en lugares de importancia, ya sea en correlación con las estrellas, los objetos celestes o como parte de vastos complejos funerarios. Parece que la cara de Harakbut no encaja en el patrón. ¿Podría ser que los antiguos habitantes de esta región de la selva amazónica simplemente descubrieran esta formación rocosa natural extrañamente simbólica y la hayan reverenciado desde entonces venerado?


Peregrinación reciente para redescubrir la remota cara de Harakbut

De hecho, la cara Harakbut es tan remota que muchos de estos miembros de la tribu ni siquiera la vieron. Su existencia fue durante un tiempo semilegendaria, transmitida de generación en generación. Fue mencionado como el lugar ritual sagrado de la tribu, un vestigio de sus predecesores más antiguos y parte de su mitología. Y si tomamos en consideración el hecho de que los Harakbut no tienen una historia escrita y que es una parte principal de su tradición oral, se puede entender claramente que el Rostro Harakbut tiene un gran significado para ellos.


Esta importancia, reforzada por la creciente amenaza de las operaciones industriales en sus alrededores, impulsó a varios miembros y líderes de las tribus Harakbut a embarcarse en una especie de “peregrinación” a las profundidades de la selva tropical en busca de la pared rocosa. Esta no fue la primera expedición de este tipo, pero sí la primera en los últimos años. Los líderes Harakbut, Korisepa Jaime y Tayori Luis, entre otros, estuvieron acompañados por el cineasta del Reino Unido, Paul Redman, quien documentó toda la experiencia, y un funcionario de la Rainforest Foundation de los Estados Unidos, Tom Bewick. La expedición fue denominada como el “redescubrimiento” de la antigua cara Harakbut y, como dijo Luis Tayori, “un reencuentro con [nuestros] antepasados”.


¿Puede la naturaleza realmente tallar algo tan preciso?

Esta poderosa afirmación proviene de un hombre que pudo ver este monumento único en persona, y el efecto que dejó en él queda claro en su cita. Numerosas fotografías desde diferentes ángulos aún pueden dar una idea importante de la naturaleza de la cara Harakbut. Las líneas justo debajo de la nariz son extremadamente precisas, como si estuvieran talladas con gran precisión, al igual que las que se encuentran debajo del arco superciliar que sobresale. Justo debajo hay un pómulo prominente, a ambos lados, y si es natural, entonces indica una coincidencia extrema.


Fotografías de expediciones anteriores, por ejemplo de 2009, nos muestran la cara de Harakbut cuando estaba cubierta por una fina capa de musgo, lo que le daba un aspecto aún más humano, suavizando los bordes afilados de la roca y creando una cara humana increíblemente real. inmensas proporciones. También existe una posibilidad muy clara de que la formación rocosa original simplemente tuviera base suficiente para que los antiguos

pueblos indígenas trabajaran en ella, refinando la forma hasta convertirla en un rostro humano monumental.

Quienes emprendieron aquella expedición de 2009 afirman que existen dos rostros más de este tipo en la región, y numerosos restos arqueológicos, lo que profundiza aún más el misterio y el enigma de la selva amazónica.


Lamentablemente, el Rostro Harakbut se enfrenta a un destino incierto. Las grandes corporaciones –principalmente Hunt Oil– no se preocupan por el pasado antiguo, ni por la naturaleza, ni siquiera por los pueblos indígenas. Lo que sí les importa es el dinero. Y en esta zona de la selva amazónica hay mucho dinero de diversas formas. Hunt Oil Company es una de las empresas privadas más grandes de Estados Unidos. Con el ojo puesto en esta región en particular desde hace mucho tiempo, principalmente debido a su riqueza en recursos naturales como gas y petróleo, Hunt Oil llevó a cabo numerosos estudios geológicos, mediciones geomagnéticas, escaneos, etc. en el área.


En 2006, la petrolera firmó un contrato con el gobierno peruano que le permitió operar en la región, al que pronto siguieron las primeras plataformas de perforación. Se afirma que la concesión de Hunt Oil en la región, conocida como “Lote 76”, superpone casi el 80% de la Reserva Comunal Amarakaeri, que el propio Perú proclamó como un área natural protegida de gran diversidad biológica. Las actividades de Hunt Oil están poniendo en gran peligro esta zona y a todos los pueblos indígenas que viven en ella. La cara de Harakbut también está amenazada. Numerosos activistas, miembros de tribus y movimientos están luchando para poner fin a las actividades de Hunt Oil, pero aparentemente con un éxito limitado. Ése es el destino de nuestro mundo.


Guardianes del Amazonas en guerra con la industria petrolera

Lamentablemente, muchas de estas expediciones anteriores se emprendieron por motivos completamente distintos, sin ningún interés por El Rostro. En 2009, la región fue objeto de una expedición de exploración realizada por hombres de la Hunt Oil Company. Al parecer, los directivos de la empresa eran conscientes de la importancia de tal descubrimiento e intentaron activamente ocultarlo y restarle importancia.




Comentários


bottom of page