top of page

El incidente del Paso Dyatlov

El 26 de Febrero de 1959, nueve esquiadores fueron encontrados en Kholat Syakhl (”montaña de la muerte2, en lengua local), quienes fallecieron misteriosamente en las montañas Rusas. La noche del incidente, el grupo acampó en una pendiente, disfrutó de la cena y se preparó para dormir, pero algo salió catastróficamente mal porque el grupo nunca regresó.


Los rescatistas encontraron la tienda de campaña abandonada de los excursionistas, que había sido rasgada por dentro. Alrededor del área había huellas dejadas por el grupo, algunas con calcetines, otras con un solo zapato, algunas descalzas, todas las cuales continuaban hasta el borde de un bosque cercano. Allí fue donde se encontraron los dos primeros cuerpos, descalzos y en ropa interior. unto a restos de una hoguera y árboles con rastros de sangre se encontraron los primeros cuerpos. Boca abajo, en ropa interior y con la piel de las manos en carne viva, como si hubieran intentado subirse a uno de los árboles, se hallaron a Yuri Krivoníschenko (23) y Yuri Doroshenko (21).La escena presentaba marcas de muerte por hipotermia, pero cuando los médicos forenses inventariaron los cuerpos, así como los otros siete que fueron descubiertos durante los meses siguientes, la hipotermia ya no tenía sentido.

A unos 600 metros de distancia, tres cuerpos más fueron ubicados: Ígor Dyatlov (23) líder del grupo, quien tenía una rama en la mano y su postura indicaba que estaba defendiéndose o protegiéndose; Rustem Slobodin (23) con una fisura en el cráneo y congelado; y Zinaída

Kolmogórova (22) con un tono corporal extraño.

No fue hasta dos meses después que se encontraron otros cuatro cadáveres en condiciones aún más extrañas. Lyudmila Dubínina (20), fue hallada sin ojos ni lengua, le faltaba parte de los labios, tejido facial y de rodillas apoyando el pecho en una roca; Semión Zolotariov (37) estaba en un barranco con las cuencas de los ojos vacías; mientras que Nikolái Thibeaux-Brignolle (23) y Aleksandr Kolevátor (24) juntos chocando sus espaldas.



Las teorías que flotan incluyen la interferencia de la KGB, la sobredosis de drogas, los ovnis, las anomalías de la gravedad y la versión rusa del Yeti. Recientemente, un realizador de documentales presentó una teoría que involucra un fenómeno aterrador pero real llamado "infrasonido", en el que el viento interactúa con la topografía para crear un zumbido apenas audible que, sin embargo, puede inducir poderosas sensaciones de náuseas, pánico, pavor, escalofríos, nerviosismo, aumento del ritmo cardíaco y dificultad para respirar. El único consenso sigue siendo que lo que sea que sucedió involucró una abrumadora y posiblemente "fuerza inhumana". Si quieres aún más misterios sin resolver





Kommentare


bottom of page