top of page

El hombre gris de Escocia: una leyenda que perdura

En las escarpadas montañas de Cairngorms, en las Tierras Altas de Escocia, se esconde una leyenda que ha perdurado durante siglos: la leyenda del hombre gris.

Conocido en gaélico escocés como Am Fear Liath Mòr, el hombre gris se describe como una criatura gigante, cubierta de pelo gris y con un cuello largo y prominente. Se dice que habita la cumbre de la montaña Ben MacDhui, el pico montañoso más elevado de los Cairngorms y el segundo pico más alto de Escocia.

Los relatos de encuentros con el hombre gris se remontan al siglo XIII. Uno de los avistamientos más famosos fue el del profesor Norman Collie, un montañero experimentado que en 1891 afirmó haber sido perseguido por la criatura durante una caminata por Ben MacDhui.



Otros relatos hablan de personas que han sentido una presencia extraña y aterradora en la cumbre de la montaña. Algunos dicen que han escuchado pasos que los siguen, mientras que otros afirman haber visto sombras o figuras moverse entre la niebla.

La existencia del hombre gris es un misterio que ha intrigado a los investigadores paranormales y a los amantes de la criptozoología durante décadas. Algunos creen que la criatura es un ser sobrenatural, mientras que otros creen que podría ser un homínido relicto, como el yeti o el sasquatch.

Sin embargo, hasta la fecha, no hay pruebas científicas que respalden la existencia del hombre gris. La criatura sigue siendo una leyenda, pero su presencia sigue atrayendo a los visitantes a las montañas de Cairngorms, en busca de una experiencia sobrenatural.

¿Realidad o ficción?

La leyenda del hombre gris es una de las más populares de Escocia. Sin embargo, su existencia sigue siendo un misterio, y es posible que nunca sepamos con certeza si es real o no.

Por un lado, hay muchos relatos de personas que afirman haber visto o sentido la presencia del hombre gris. Estos relatos son consistentes en cuanto a la descripción de la criatura, lo que sugiere que no se trata de simples alucinaciones.

Por otro lado, no hay pruebas científicas que respalden la existencia del hombre gris. No se han encontrado huesos, huellas o otros restos que puedan confirmar su existencia.

En última instancia, la decisión de creer o no en la leyenda del hombre gris es una cuestión de fe. Sin embargo, la fascinación que la criatura despierta es un testimonio de su poder como leyenda.



bottom of page