top of page

Abducción de la tribu Inuit

La repentina desaparición de varias personas en un pequeño pueblo canadiense ha despertado la curiosidad de los entusiastas de lo oculto y lo paranormal y les ha hecho recordar historias de abducciones extraterrestres.

Tribu Inuit

En Canadá, los habitantes de un pueblo esquimal a orillas del lago Angikuni desaparecieron sin dejar rastro. El lago Angikuni estuvo una vez ubicado en la región de Kivaliga de Nunavut, cerca del río Kazán, y el lago era famoso por la pesca de truchas.


Angikuni es el hogar de una tribu inuit de aproximadamente 30/35 personas que creció hasta convertirse en una colonia y fue noticia en un frío día de noviembre de 1930. Joe LaBelle es un cazador de pieles canadiense que está constantemente afuera debido a su trabajo y deberes.


Conocía bien la zona y conocía las historias y leyendas que los inuit habían transmitido.

La tribu inuit es muy amigable y da la bienvenida a los viajeros y les brinda refugio para pasar la noche. En general, Labelle nunca se sintió asustado o alarmado por las historias que escuchó, pero una noche en particular en el lago fue diferente.


La luna llena rodeaba toda la ciudad y todo estaba en silencio. Aquella noche ni siquiera se oyeron los ladridos de los habitualmente ruidosos perros esquimales. Cuando Joe llega a este pueblo, el único sonido que escucha son sus pasos en la nieve. Tan pronto como entró en la ciudad, hubo un silencio inquietante a su alrededor. Se dio cuenta de que algo andaba mal y comenzó a investigar. Sin ruido, sin hablar, sin reír. Lo peor de todo es que el humo de las chimeneas, que normalmente indicaba la presencia de tribus inuit, había desaparecido por completo.


Joe vio un incendio a lo lejos y fue a investigar. El fuego parecía llevar mucho tiempo ardiendo. Labelle partió hacia la aldea, listo para encontrarse con la única persona que podría contarle lo que sucedió allí, y comenzó su investigación visitando hogares inuit para buscar pistas sobre el silencio y ver si la decisión fue apropiada. Salga de la ciudad inmediatamente. Encontró varias casas todavía llenas de comida y armas, en otra encontró comida quemada, un trozo de piel de foca que aún no estaba terminado. Desafortunadamente, no pudo sacar ninguna conclusión.


Al no encontrar respuestas convincentes sobre lo sucedido, concluyó que debió haber habido un accidente en el que resultaron heridos 30 hombres, mujeres y niños del pueblo. En su lugar, comida, ropa y armas.


Revisó todo el pueblo, pero no encontró nuevas huellas en la nieve que no fueran las suyas. Su descubrimiento más espantoso fue la muerte de un perro. ¡Todos estaban hambrientos!


Esta evidencia lo convenció de que debía ir a la oficina de telégrafos más cercana y dar la alarma.Aunque LaBelle estaba cansado y tenía frío, finalmente llegó a la oficina de telégrafos. En cuestión de minutos, envió un mensaje de emergencia a la Real Policía Montada de Canadá (RCMP). 


Cuando llegó la Policía Real unas horas más tarde, LaBelle se había calmado lo suficiente como para contar su historia. Según el artículo de 1984 "El mayor misterio ovni del mundo" de Roger Boor y Nigel Blundell, la policía preguntó a los cazadores de animales si habían visto cosas extrañas en los últimos días.


Después de hacer esta pregunta, el cazador se vio obligado a admitir que él y sus dos hijos habían notado una luz misteriosa volando en el cielo hace unos días. También afirmó haber visto estas enormes y brillantes "luces voladoras" cambiando de forma ante sus ojos y que estas luces volaban hacia la aldea del lago Anjikuni.


Por Rebeca Téllez

Comments


bottom of page